Empresa mexicana produce electricidad con residuos de industria cárnica

Los desechos orgánicos de procedencia animal son generadores de contaminación y pueden provocar problemas de sanidad y contaminación, ya que comúnmente son tirados al drenaje, quemados a cielo abierto o enterrados.

A fin de dar tratamiento a los desperdicios de la industria cárnica y mitigar el cambio climático, una compañía mexicana en conjunto con científicos de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla realizaron una investigación en torno al comportamiento contaminante de los residuos animales, como vísceras, pezuñas, pelajes, excremento y sangre. Con los resultados obtenidos se logró idear e innovar un biodigestor que degrada los desechos rápidamente, los transforma en biogás, energía eléctrica y composta.

Rolando Mayorga Serna, director de la empresa innovadora, señaló que los biodigestores implementados tienen la apariencia de una pirámide invertida, están enterrados en el suelo y tanto su base como sus paredes son hechas de cemento. Además, indicó que el sistema cuenta con una geomembrana de alta densidad que mantiene la temperatura adecuada dentro del contenedor, lo cubre de lluvia, aire y de fauna nociva.

Respecto al funcionamiento del digestor, el emprendedor explicó: “los residuos colocados dentro se degradan gracias al uso de una bacteria o inóculo que se encontró durante la investigación que hicimos y que es muy agresiva para deshacer rápida y eficazmente la materia y convertirla en biogás. Para lograrlo se genera un proceso de re circulación, el cual consiste en someter a calentamiento la bacteria y posteriormente inyectarla en distintos puntos del biodigestor a través de un tipo de manguera para procesar así todos los desechos de manera homogénea”

Después de cinco días de procesamiento de residuos cárnicos se genera el biogás, mismo que pasa a través de unos filtros que lo limpian y luego lo envían a un proceso de motogeneración, que consiste en producir energía eléctrica a partir de él. Por cada tonelada de desechos tratados en un día se obtiene un promedio de 125 a 250 kilowatts cada hora, mismo que representa dotar de energía cada mes de uno a tres hogares con una sola tonelada.

Cabe señalar que la planta de tratamiento utiliza el turbogenerador para la conversión de gas a electricidad y cuenta con varios motores y bombas internas y externas. Por ello, a fin de que el equipamiento referido no utilice energía de origen fósil, sea autosuficiente y sustentable, se adicionaron al sistema paneles solares.

A decir del también maestro en negocios por el ITAM, los digestores innovados, que están en proceso de patente, tienen una eficiencia de 85 por ciento para generar biogás y 15 por ciento para formar un tipo “lodo” que es extraído para producir composta orgánica, que después de 20 días está lista para usarse.

Asimismo, Mayorga Serna agregó que su empresa llamada ROMASE, que es uno de los casos de éxito del concurso para empresas verdes en México Cleantech Challenge, es capaz de crear biodigestores según la necesidad de quien busque procesar sus desechos y que actualmente se han implementado dos plantas en compañías de la industria cárnica, una en Ciudad Serdán, municipio de Puebla, y otra en la Universidad de Tabasco.

“En los lugares en los que se implementó el sistema se han colocado medidores bidireccionales, ya que al generar energía, ésta va al medidor de la empresa y de ahí a la red de la Comisión Federal de Electricidad, ello representa un ahorro en el recibo de luz, ya que se crea nueva electricidad” subrayó el innovador. (Agencia ID)

Anuncios

Limpiar derrames industriales con “pañales”

desechos-industriales

La empresa, fundada en 2011, recicla alrededor de 500 toneladas de llantas y esperan llegar al millón de toneladas.
En México se desechan alrededor de 40 millones de llantas al año.
¿Puede obtenerse alguna ventaja de este residuo?

Andrés García, un mexicano de 28 años, fundó Trisol:
Empresa que transforma los neumáticos en materia prima para pasto sintético, impermeabilizantes, construcción de carreteras, pisos, caballerizas, topes y también “pañales industriales”.

Trisol recicla llantas de vehículos de pasajeros y camionetas ligeras mediante un mecanismo libre de emisiones de dióxido de carbono desde su planta en Tultitlán, Estado de México.

Entre los proyectos de Trisol se encuentra un “pañal industrial”, producto que tiene la capacidad de absorber aceites o hidrocarburos, y la intención es que se utilice para limpiar derrames de petróleo, explicó Andrés.

En México hay alrededor de 1,500 derrames, y algunos ascienden hasta 160,000 litros anuales, por lo que se decidió hacer dicho producto, con la ventaja de que sólo absorbe los aceites y no el agua.

“Se mezcla con algunos componentes y nos da un producto que se tira en el mar o en alguna superficie, y funciona como una esponja que absorbe los aceites para derrames y también se podría utilizar para cuestiones domésticas o el hogar”, agregó el también egresado del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

Ahora que Trisol ya cuenta con el conocimiento suficiente del mercado y de cómo se pueden hacer productos mediante la reutilización de neumáticos, Andrés busca inversión por 2 millones de dólares (mdd) para hacerse de un equipo que les permita incrementar la capacidad de reciclaje.

Llanteras grandes como Michelin, Bridgestone y Goodyear nos buscan. Tengo el ofrecimiento para recibir 100 toneladas mensuales, pero aún no podemos procesar esa cantidad.

El objetivo de este emprendedor mexicano es convertir a Trisol en una empresa de clase mundial, pues espera conquistar Estados Unidos, Sudamérica, Europa y también Asia en el largo plazo.

Existen diferentes tratamientos para los derrames, ya sea mediante quemas controladas, y hay una empresa canadiense que está haciendo un ‘cleaning kit’, pero lo está haciendo con recursos naturales, con una planta parecida al algodón que puede absorber hidrocarburos. Sin embargo, nosotros lo hacemos con residuos o basura.

Trisol es uno de los 40 semifinalistas de la séptima edición del concurso de empresas verdes Cleantech Challenge México, que impulsa el desarrollo económico a través de la innovación sustentable y el emprendimiento en tecnología limpia.

Fuente: forbes.com.mx

4 Elementos químicos nuevos ya tienen denominación oficial

Nuevos Elementos Químicos

Nuevos Elementos Químicos

La IUPAC (Unión Internacional de Química Pura y Aplicada) bautiza oficialmente cuatro elementos químicos nuevos.

Nihonium, Moscovium, Tennessine y Oganesson son los nombres elegidos.

El descubrimiento de cuatro elementos químicos, anunciado el pasado mes de diciembre, llevó a la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) a pedir a Japón, Rusia y Reino Unido que propusieran nombres para los nuevos miembros de la tabla periódica. Los científicos no sólo debían plantear una denominación para sus hallazgos, sino también sugerir un símbolo de dos letras que representará a los elementos químicos.

La propia IUPAC ha dado hoy a conocer el nombre de los cuatro elementos químicos recién incorporados a la tabla periódica. Las sugerencias realizadas por sus descubridores son: Nihonium (Nh) para el polémico elemento 113, que originó una disputa entre Japón y EEUU; Moscovium (Mc) para el elemento 115; Tennessine (Ts) para el elemento 117 y, finalmente, Oganesson (Og) para el elemento 118.

La primera denominación recuerda al ‘Nihon’, el término japonés para aludir a la “tierra del Sol naciente”, que servirá para llamar al primer elemento químico hallado en Asia. Los científicos dirigidos por el profesor Kosuke Morita esperan que este hallazgo también sirva para recuperar la ilusión por la ciencia en un país sacudido por la tragedia de Fukushima.

En segundo lugar, los nombres elegidos para los elementos 115 y 177 sirven de homenaje a las regiones rusa y norteamericana donde fueron descubiertos. Por último, la denominación Oganesson rememora la labor del investigador Yuri Oganessian, físico nuclear ruso que ha contribuido especialmente al estudio y descubrimiento de varios elementos químicos pesados.

Las sugerencias realizadas cumplen con las normas de la IUPAC, que exigen que las propuestas aluden al nombre de un mineral, un lugar, un país, un científico o alguna historia mitológica.

Además, la organización internacional solicita que dichas denominaciones sean consistentes y fácilmente traducibles a otros idiomas. Con el visto bueno de la División de Química Inorgánica de la IUPAC, la entidad abre ahora un período de consulta pública de cinco meses. Si no se presentan alegaciones, los nombres autorizados hoy serán aprobados oficialmente el próximo 8 de noviembre de 2016.

Fuente: hipertextual.com