Huracan Sandy

Anuncios

Bicicleta Solar

El joven ingeniero eléctrico, Eduardo Soto, ha encontrado una forma de aprovechar la energía del sol para movernos en la ciudad, sin necesidad de ensuciar, malgastar combustible, o agotarnos con una bicicleta comun. Ha construído una bicicleta solar.

Impulsada gracias a la energía solar y el pedaleo, la bicicleta posee una batería solar que se alimenta a traves de paneles fotovoltaicos que a su vez, le dan la energía al motor de 500 Watts.

Además, la bicicleta puede ser cargada en una estación solar haciendo uso de un cable para acelerar su recarga. Su reserva de energía está compuesta de dos baterías, una que usa para moverse y otra que se deja cargando mientras nos movemos de un lado a otro. Estas baterías, con su carga completa, permiten hasta 25 kilómetros a velocidades de 20 a 40 km/h.

claneco.com

Relojes ecologicos

Relojes WeWood, hechos completamente de madera. La marca WeWood está asociada con American Forests, una organización sin fines de lucro y más antigua de Estados Unidos (1875), reconocida como líder mundial en la restauración ambiental debido a su dedicación y esfuerzos para la reforestación de árboles.

Por cada WeWood vendido, la compañía se compromete a plantar un árbol para contribuir a la reforestación de nuestro planeta. La meta mundial es plantar 100 millones de árboles para el 2020.

Estos relojes son confeccionados con maderas desechadas de pisos, instrumentos musicales y árboles sustentables, enseñando así toda la armonía y fuerza de un árbol que sujeta y crece firme en tu muñeca. No posee ninguna substancia o material tóxico, siendo 100% hipoalergénico y para todo tipo de piel.

fuente: claneco.com

Combustible del agua de mar

La Marina de Guerra de Los EEUU a punto de convertir agua en combustible.

El Laboratorio de investigación naval de EE.UU. está desarrollando un proceso que está muy cerca de obtener este tipo de combustible, que también podría ser aplicado en aviones de la marina.

Obtener combustible extra en alta mar en caso necesario, sin depender de un reabastecimiento que puede hacer perder mucho tiempo, pero hoy, está en vías de hacerse una realidad.

La elaboración de combustible por esta vía resulta cara, en el caso de actividades como las de un porta-aviones, ya que disponer de esa capacidad de elaboración tiene un alto valor.

El equipo de Química del Laboratorio de Investigación Naval de la Marina Estadounidense, está desarrollando un proceso para extraer dióxido de carbono (CO2) y producir hidrógeno gaseoso (hidrógeno molecular, ó H2) a partir del agua de mar, y luego, mediante otros procesos convertir ambos en combustible.

Ya han conseguido desarrollar con éxito tecnologías para obtener dióxido de carbono, así como hidrógeno molecular, a partir del agua de mar, usando una célula de acidificación electroquímica, convirtiendo luego el dióxido de carbono y el hidrógeno molecular en hidrocarburos que pueden ser usados para producir combustible.

El dióxido de carbono es un abundante compuesto de carbono en el aire, y también en el agua de mar.

De un 2 a un 3 % del dióxido de carbono en el agua de mar está disuelto en forma de ácido carbónico, un 1 % como carbonato, y el porcentaje restante, de entre un 96 y un 97 %, está en forma de bicarbonato.

Fuente: navy.mil/media/news-releases/2012/fueling-the-fleet-navy-looks-to-the-seas

La acidificacion de los Oceanos


La acidificación del océano
es el nombre dado al descenso en curso del pH de los océanos de la Tierra, causado por la toma de dióxido de carbono antropogénico desde la atmósfera. Se estima que entre 1751 y 1994 el pH de la superficie del océano ha descendido desde aproximadamente 8.179 hasta 8.104 (un cambio de -.075).

Según el Grupo Medio Ambiental Oceana (que se dedica a proteger los océanos), este problema afectará con más intensidad a las islas pequeñas y a las naciones con grandes costas.

El reporte publicado por Oceana provee un ránking de los países que se encuentran en un estado más vulnerable a las reducciones en la producción de mariscos dada la acidificación del océano y el cambio climático.

Además, el aumento de la temperatura del mar hace que los peces migren hacia aguas más profundas y frías, normanlmente es hacia los polos y lejos de los trópicos. La acidificación amenaza hábitats como los arrecifes de coral, ostras, almejas y mejillones.

Este estudio dejó en evidencia que grandes países productores de crudo están más amenazados por el cambio climático. Irán, Libia, Kuwait y Los Emiratos Árabes Unidos están dentro de los más impactados por la migración de los peces hacia los polos.

Según Oceana, los principales pasos que se pueden tomar para minimizar el impacto del cambio climático y la acidificación del océano son: Reducir las emisiones de CO2, Terminar con los subsidios de combustible fósil, Frenar la sobrepesca y Crear más áreas protegidas.